Tuesday, October 31, 2017

Francisco: “A veces duermo mientras rezo”



Información de agencia ANSA, Oct-31-2017.

(ANSA) - ROMA, 31 OCT - "Algunas veces cuando voy a rezar me adormezco. También lo hacía Santa Teresita del Niño Jesús. Ella decía que el Señor, a Dios, al Padre le gusta cuando uno se adormece", contó el papa Francisco en el segundo capítulo del programa "Padre nuestro", conducido por el sacerdote Marco Pozza, que se emitirá en TV2000 mañana.

Francisco dialoga con el joven capellán en la introducción de cada capítulo.

El programa, nacido de la colaboración entre la secretaría para la Comunicación de la Santa Sede y TV2000, tiene nueve capítulos -uno por miércoles- durante los cuales Pozza se reúne también con conocidos personajes laicos del mundo de la cultura y el espectáculo.

Del encuentro, de las palabras y de las respuestas del Papa a Pozza nació también el libro "Padre nuestro", que editarán Rizzoli y la Libreria Editrice Vaticana, con fecha de publicación para el 23 de noviembre en Italia.

"Está el salmo 129, 130 de la numeración, el pequeñito -agregó Francisco según el anticipo- que dice que yo soy frente a Dios como un niño en brazos de su padre, esta es una de las tantas maneras en que el nombre de Dios es santificado: sentirme niño en sus manos".

Que Dios impida un cisma. Entrevista con el card. Walter Brandmüller


De los cuatro cardenales que presentaron cinco preguntas (conocidas como dubia) a Francisco pidiéndole que aclare ciertos aspectos confusos de la exhortación apostólica postsinodal Amoris Lætitia, al card. Walter Brandmüller es uno de los dos a los que todavía no les ataca el virus de la muerte súbita, repentina, inesperada y sorpresiva. Ha concedido una entrevista al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, publicada el pasado Sábado, Oct-28-2017. Evidentemente el tema central de la entrevista es Amoris Lætitia y las Dubia.

Esta es una traducción al español de Secretum Meum Mihi de dicha entrevista.

Cardenal, en este momento las aguas están subiendo muy alto en la Iglesia Católica. Para algunos El Papa es sospechoso de herejía y es celebrado por otros como un reformador luterano. Los escolllos están en cuestiones de moralidad sexual tal como son abordadas en la carta papal, “Amoris Laetitia” sobre el matrimonio y la familia. El debate se lleva a cabo de una manera muy feroz y fundamental en todo el mundo, ya que una conferencia episcopal está en contra de la otra, cuando se trata de la admisión de los divorciados casados nuevamente a los sacramentos. Desde una perspectiva secular, es ante todo interesante ver cómo en el siglo XXI todavía se puede esperar estandarizar la vida sexual, siempre que las parejas hayan llegado a un acuerdo entre ellos.

Deberíamos, creo, preguntar primero esta pregunta fundamental: ¿Qué es la religión? ¿Qué entiende un católico por religión?

La religión en la comprensión actual es para muchos un mero fenómeno psicológico, un fenómeno sociocultural. Según el entendimiento católico, la religión, sin embargo, no es un producto de la mente humana, ni es un intento de iluminar la existencia por medio de la reflexión filosófica. La religión es la respuesta del ser humano a un llamado proveniente del exterior. Y de ese modo se plantea la pregunta sobre Dios, consecuentemente el Creador, sin el cual el hombre no existiría. Este Dios, según la autocomprensión del cristianismo como religión de la revelación, se ha revelado a sí mismo al hombre. Y de hecho, yendo él mismo al plano en el que las personas existen. Según una convicción cristiana general, Dios se hizo hombre en Jesús de Nazaret, entró en la historia para encontrarse con el hombre y llevar a cabo su autocomunicación definida. La respuesta del hombre a esta autocomunicación del Creador es la religión, que, por supuesto, también influye en la forma de vida.

Pero luego comienza la disputa. Dios no habla claramente, si uno asume su existencia. La revelación tiene que ver con la interpretación, ya que se trata del lenguaje. ¿No hay diferentes escuelas teológicas? De hecho, el problema en cuestión parece ir más allá de las cuestiones de la moralidad sexual. ¿No es la pregunta central de las razones por las cuales alguien —una institución, una persona individual— puede reclamar poder hablar viculantemente en el nombre de Dios? ¿Y no podría ser que esta vieja pregunta religiosa-crítica ahora también irrumpa en el papado por primera vez, y es por eso que una carta como “Amoris laetitia” se difumina deliberadamente?

En primer lugar, existe una base jurídica natural sobre la que también se puede percibir el matrimonio, el amor y la familia.

La apelación a la ley natural, sin embargo, simplemente cambia la pregunta: ¿quién la interpreta con qué razones?

La ley natural a la que se refiere la teología dogmática católica, ve el matrimonio como un vínculo de vida entre el hombre y la mujer con el objetivo de la propagación de la vida humana. Este matrimonio natural es elevado por Cristo a una esfera divina sobrenatural y se convierte en un sacramento. El sacramento es un signo exterior que Cristo usa para mostrar y efectuar una gracia en el alma del hombre. Los sacramentos efectúan lo que expresan. De acuerdo con este punto de vista de la Iglesia, que no necesariamente puede ser compartido por agnósticos y ateos, pero en este punto de vista el matrimonio ya no es solo un asunto entre el hombre y la mujer y la sociedad, sino un asunto entre el hombre y la mujer y Dios, quien les da, por así decirlo, la autoridad para continuar su creación. El apóstol Pablo dice: el matrimonio cristiano sacramental es un reflejo real de la relación entre Cristo y su Iglesia. Proclamamos aquí un mensaje que supera la razón humana pero no la contradice.

Como visión poética del amor, a uno le gustaría dejarlo así. Pero como presuposición normativa, esta visión de la vida se encuentra duramente con esa concepción autodeterminada de las relaciones de género tal como prevalece hoy. Las relaciones amorosas se han destradicionalizado radicalmente. Las elecciones culturales para el niño, pareja masculina o pareja femenina, para conexiones heterosexuales u homosexuales, están desacopladas de las prescripciones biológicas. Además, uno puede ponerse de acuerdo mutuamente en estos asuntos. ¿Es el relajamiento de la moralidad sexual en el signo teológico de la misericordia, como Francisco evidentemente se esfuerza por ello, no abrir el camino, si la Iglesia quiere tener algo que decir al hombre en el futuro?

El Evangelio de Jesucristo abre horizontes que, sin los cuales, lo que llamamos revelación, son inicialmente inaccesibles a la razón natural. Esto significa que una contradicción entre el Evangelio y la verosimilitud social no puede ser una sorpresa. Jesús mismo habla claramente en el contexto cuando habla inequívocamente de la indisolubilidad del matrimonio y la reprensibilidad del adulterio. Entonces, cuando soy católico, me muevo dentro de este marco. Es un marco que tiene en cuenta la realidad del posible fracaso de un matrimonio y permite la separación de mesa y cama en caso de incompatibilidad de los cónyuges.

¿Extinguir sí, casarse otra vez no? ¿No es eso una convicción exasperante alejada de la vida, que debería ser corregida por “Amoris laetitia”, tal vez de una manera teológicamente descuidada pero no menos autoritativa?

Como dije, Jesús mismo habla de la indisolubilidad del matrimonio y la reprensibilidad del adulterio. Aunque la posibilidad de fracaso siempre se ha tenido en cuenta en el marco de la iglesia. Esto ha sucedido a menudo, que uno de los cónyuges casados resultó ser insoportable en el sentido literal. Pero no hay posibilidad de volver a casarse. No existió en toda la historia cristiana hasta Lutero.

La separación de la mesa y la cama recuerda a la aristocracia inglesa, donde siempre se decía en relación con el cónyuge: divorcio nunca, asesinato en cualquier momento. Cuando conozco a mi vecino en la escalera y ya no estoy con mi esposa y estoy “separado de cama y mesa”, pero me muevo hacia la vecina, ¿qué está pasando?

Adulterio.

¿Y si permanezco con la vecina durante los próximos diez años, sin arrepentimiento, pero con sentimientos de felicidad?

Entonces esto es un concubinato. Adulterio continuado.

¿Cómo se situaría eso en la jerarquía de la ofensa?

Un pecado serio.

¿Pero no comparable con volver a casarse?

No, porque el concubinato siempre se puede resolver, también humanamente, socialmente. Solo sal y ve a algún otro lado.

¿No le parece formalista esta posición? Tampoco parece ser compatible con un lenguaje de amor.

¡Sí, pero discúlpeme! El cristianismo, especialmente en su forma católica, es una molestia para el mundo. Y Cristo fue y sigue siendo un desafío para el mundo. El cristianismo y la Iglesia no están en la jadeante búsqueda de plausibilidad y aplausos. Eso no servirá.

¿Entonces qué le dice a los que dicen: si no cambiamos ahora, entonces vamos a caer?

Oh, ¿se refieres a que la iglesia está cayendo?

Bueno, esto es, para decirlo con cuidado, aquí y allá la impresión permanece.

Disculpe, ¿qué significa el Evangelio? El Evangelio no pronostica un glorioso triunfo de la fe y de la Iglesia, sino la gran caída. Ni siquiera necesito abrir el Apocalipsis de Juan, bastan los cuatro Evangelios. Y el factor decisivo es que la Iglesia como tal no perezca. “No temas, pequeño rebaño”, dice Cristo, “porque mi Padre ha prometido darte el reino”. Estas son cosas que debemos reconocer y decir con toda claridad. Y este constante contraído esfuerzo para no ofender, en todo ser infantil, no es compatible con el Evangelio, con la existencia del cristiano en este mundo. El enfriamiento del amor es discutido en el Evangelio. ¿Tenemos un calentamiento del amor? Tenemos tal frialdad del amor que matamos a los niños por nacer y a las personas viejas, dementes y enfermas. ¿Es ese enfriamiento del amor? Creo que si. Hoy estamos haciendo aquello por lo cual durante años las personas han sido sentenciadas a muerte.

¿Se refiere a la eutanasia sistemática, así como la posible ayuda en la muerte por demencia?

Por supuesto.

En su “Dubia”, en la que usted, junto con otros cardenales ha dirigido sus dudas al Papa, se refieren a la encíclica “Veritatis splendor” de Juan Pablo II y la doctrina del “absoluto moral”. Entonces, hay cosas que nunca se van, sin importar cuán agravantes sean las circunstancias y cuáles puedan ser las buenas intenciones. Entre estas, el asesinato de personas inocentes, la tortura o incluso el adulterio. Sea que tengan o no razón acerca de “Amoris laetitia”, sus corteses comentarios al Papa, sus “Dubia” nos parecerá inobjetable. En lugar de la aclaración solicitada, sin embargo, hubo amenazas e insinuaciones, sus preguntas fueron referidas como preguntas farisaicas. El presidente del Comité Central de los católicos alemanes dijo que “era una cuestión de preguntas viles y trampas”.

Eso nos lo tomamos con calma.

¿Pero comprende que hacer pública las preguntas dirigidas al Papa es cuestionable?

Puede ser, pero la publicación de las preguntas tuvo lugar después de un mes de esperar por una respuesta, incluido un acuse de recibo, el cual nunca se ha hecho. Y especialmente con respecto al hecho de que muchos creyentes tenían y tienen las mismas preguntas y están esperando una respuesta. Nosotros, los Cardenales no vivimos fuera del mundo. Tenemos muchas conexiones. ¿Qué piensa de las muchas llamadas telefónicas, cartas, consultas que recibimos? En estas, entre otras cosas, también se pregunta: ¿por qué no hacen nada, cardenales? Después de todo, hemos hecho un juramento de oficio y somos los consejeros oficiales del Papa. Pedimos audiencia y no obtuvimos una respuesta.

Vemos con razón que la disputa sobre “Amoris laetitia” es el núcleo de una nota al pie en la que, según su opinión, la doctrina trascendente queda anulada por una laguna jurídica, ya que las circunstancias e intenciones de una acción autorizan la toma de los llamados malos actos en sí mismos —matar al inocente, tortura, adulterio— para hacerlos una acción permitida “bajo ciertas circunstancias”.

El punto principal es la nota al pie 352. Y ahora me dicen que toda la tradición teológica moral de la iglesia puede ser anulada por una nota al pie. Al hacerlo, uno se refiere a los padres de la iglesia.

Esta empresa reformadora no es, de hecho, poco elegante. Uno deja la doctrina tradicional, y las verdades del Catecismo sin afectar, pero relaja su compromiso, su fuerza vinculante. De acuerdo con esto, el Cardenal Walter Kasper había dado en el clavo cuando dijo que nada había cambiado con esta carta, “Amoris laetitia”, y sin embargo, todo ha cambiado.

Lo que Usted pone como ejemplos no cuadra eficazmente. Estaba basado en un único autor que, por su parte, había trabajado no solo descuidada sino ideológicamente. Y luego me dirán que uno está confiando en los padres. Yo digo: Eso que no existe. El todo es una historia deshonesta, que es la manipulación de las fuentes. Y, como historiador, uno es particularmente alérgico a esto. Usted nunca debería hacer eso.

¿La impresión engaña o cree que el pontificado de la iglesia de Francisco históricamente es un episodio que será corregido por sus sucesores?

La pregunta, como dijo Usted antes, es: ¿existe una autoridad vinculante y obligante en cuestiones religiosas? Tal existe. Cuando Jesús se despidió de sus discípulos, dijo: “Estoy con ustedes todos los días, incluso hasta el fin del mundo, vayan y enseñen a todas las naciones”. Y luego dice: “Les conviene que me vaya, para que entonces el Espíritu de la verdad pueda venir, el Espíritu que los guiará a toda la verdad, que siempre estará con Ustedes”. Es decir, los apóstoles son los auténticos predicadores del Evangelio de Cristo. Los sucesores de los Apóstoles hoy son el Papa y los Obispos. Entonces, hay una autoridad de enseñanza eclesiástica que proclama vinculantemente en la autoridad de Jesucristo, que es el evangelio de Jesucristo. Esta proclamación ocurre de tal manera que es vinculante en conciencia.

¿Porque no hay lugar para discusión en la línea de su presentación?

Si digo “no” a la proclamación, arriesgo mi salvación eterna, entonces es un dogma. Un dogma puede ser proclamado en cierta forma por un Concilio General o incluso por el Papa solo bajo ciertas condiciones. Es dogma que el matrimonio es un sacramento y, por consiguiente, indisoluble. No olviden que fue el Concilio de Trento (1546 a 1564), que, en el contexto del escándalo matrimonial de Enrique VIII, y el “permitido” matrimonio doble de Felipe de Hesse, aprobado por Lutero y Melanchthon, proclamó la permanente doctrina de la Iglesia como dogma formal.

¿Qué significa eso en términos concretos? ¿Y cuán importante sería una contradicción en la preocupación por la otra vida?

Es decir, quien afirma que uno puede entablar una nueva relación durante su vida con su esposa con quien está legalmente casado está excomulgado porque esta es una enseñanza errónea, una herejía. Quien sea que lo alegue. Y quienquiera que lo haga, peca fuertemente. Y luego llega a la situación quien quiera que sea consciente de un pecado grave, solo puede ir a la Eucaristía, si ha hecho penitencia antes, se ha confesado y ha sido absuelto. Si entonces, uno piensa que es capaz de contradecir el dogma definido de un Concilio General, entonces eso ya es un asunto serio. Solo que eso se llama herejía, y esto significa exclusión de la iglesia, porque se abandona el terreno común de la fe.

¿Y quien, incluso como Papa, que simplemente considera el mundo de ayer y dice: Soy un hombre de hoy?

Quienquiera que piense que esto ha sido atrapado por el desarrollo social y cultural, toma su posición sobre el modernismo clásico de 1900. Deben hacerlo en voz baja. Ya no son católicos más. Estos modernistas teológicos, es decir, los modernistas en el sentido técnico, no ahora en general, no han hecho nada más que adoptar a Hegel y al evolucionismo. El concepto evolucionista en teología significa que el hombre se desarrolla constantemente hacia arriba, desde un nivel cultural de conciencia al siguiente. Y con él se desarrolla la religión. Para que mañana pueda ser verdad eso fue el error de ayer. Y viceversa. Los modernistas, en el curso del siglo veinte, han transferido estas teorías del desarrollo a la teología. Y ya tenemos el impío desastre teológico de hoy

El teólogo liberal de Friburgo, Magnus Striet, escribió a principios de año en Herder Korrespondenz: Si se escucha actualmente que “Amoris laetitia” no ha alterado la doctrina de la Iglesia, sino solamente profundizado la comprensión, ya ello era sorprendente. Uno quiere decir abiertamente que se ha cambiado con esta carta.

Por supuesto, él tiene razón. En realidad, hay personas que aún pueden pensar. Me preocupa mucho que algo explote. La gente no es estúpida El mero hecho de que una petición con 870,000 firmas al Papa con la solicitud de aclaración, de que cincuenta eruditos de rango internacional permanezcan sin respuesta, suscita dudas. Esto es realmente difícil de entender.

En este sentido, los críticos señalan que el Papa detrás de la fachada sonriente es de tipo autoritario, que tiene una forma dudosa de tratar con el personal. Por lo tanto, intercambia personal altamente capacitado teológicamente por personas menos preparadas. Esto incluyó una consumada dirección del Sínodo cuando los fundamentos de "Amoris laetitia" se discutieron en Roma, combinados con el refinamiento jesuita.

Sí, tal crítica se está haciendo cada vez más, incluso en los artículos de Ross Douthat en The New York Times. Hay periodistas que dicen que la atmósfera en el Vaticano se transformó totalmente. Uno habla solo con los amigos más cercanos. Cuando esté hablando por teléfono, use el teléfono móvil. ¿Qué puedo decir?

¿Qué piensa de la construcción del “papa emérito”, como afirma Joseph Ratzinger?

El “Papa emérito” como figura no existe en toda la historia de la iglesia. Y que un Papa ahora lo sea, y una tradición de dos mil años sea derrocada, no solo ha tenido un impacto en el Cardenal. Tuve invitados en ese Lunes de Carnaval de 2013, una interesante mesa de debate. Estábamos sentados en el aperitivo y estamos esperando al invitado que falta, mientras un periodista llama con la pregunta: ¿Ya lo escucharon? Incluso pensé que era una broma del Carnaval.

¿Cuál de sus dudas formuladas en la carta de las “Dubia” es la central? ¿Cómo trataría de explicársela a un laico?

Primero, “Dubia”, es decir, dudas, para dirigir preguntas al Papa, siempre ha sido un proceso para eliminar ambigüedades. Completamente normal. Entonces, para simplificar la pregunta, la pregunta es: ¿puede hoy ser algo bueno lo que fue el pecado de ayer? Además, se plantea la cuestión de si hay acciones que son siempre moralmente reprensibles, bajo cualquier circunstancia. Por ejemplo, el asesinato de un inocente, o el adulterio. Esta es la finalidad de ello. Si de hecho la primera pregunta se responde con “sí” y la segunda con “no”, entonces esto sería una herejía, y como resultado cisma. División de la iglesia.

¿Cree Usted que un cisma es realmente concebible?

Que Dios impida esto.

“Recibir la Eucaristía en una mesa como expresión concreta de la unidad plena”, declaración conjunta de la Federación Luterana Mundial y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos en el día de la Reforma 2017

En el día de hoy ha sido publicada una declaración (ver aquí y aquí) conjunta de la Federación Luterana Mundial y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos en el día de la Reforma 2017. Por lo menos así es como lo anuncia la Federación Luterana Mundial, porque el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos lo anuncia: “al finalizar el 31 de octubre de 2017, el año de conmemoración común de la Reforma”.

No solamente en ello han sido más sinceros los de la Federación Luterana Mundial, también lo son en la presentación del objetivo primordial, principal, contenido en la dicha declaración. Como se puede ver aquí (captura de pantalla a continuación)...



...y aquí (captura de pantalla a continuación).



Ellos la presentan de la siguiente forma (énfasis añadido, entre corchetes el texto original en inglés):

Declaración conjunta de la Federación Luterana Mundial y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos en el Día de la Reforma 2017

La Federación Luterana Mundial y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos han publicado una declaración conjunta en el Día de la Reforma 2017, afirmando que la meta del renovado diálogo teológico es completar el anhelo de muchos Luteranos y Católicos de “recibir la Eucaristía en una mesa como expresión concreta de la unidad plena”.

Ginebra, Suiza y Vaticano, 31 de Octubre de 2017

[Joint LWF - PCPCU statement on Reformation Day 2017

The Lutheran World Federation (LWF) and the Pontifical Council for Promoting Christian Unity (PCPCU) have issued a joint statement on Reformation Day 2017, affirming the goal of renewed theological dialogue is to fulfill the yearning of many Lutherans and Catholics “to receive the Eucharist at one table as the concrete expression of full unity.”

Geneva, Switzerland and Vatican, 31 October 2017]

Oficina filatélica del Vaticano emitió sello postal conmemorando 500 años de la “reforma” protestante


Información de agencia ANSA, Oct-31-207.

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 31 OCT - La oficina filatélica del Vaticano emitió un sello postal en ocasión de los 500 años de la Reforma protestante.

En la estampilla se ve, arrodillados junto a la cruz en actitud penitente, a Martín Lutero sosteniendo una Biblia de un lado, y del otro a su teólogo amigo Felipe Melanchton, uno de los mayores divulgadores de la Reforma. El segundo personaje lleva en la mano la Confesión de Augsburgo, primera exposición oficial de los principios del protestantismo. El valor facial es de un euro y se imprime en hojas de diez estampillas en la imprenta francesa Cartor.